Ricardo Ferro

Los niños, el papa y el PAE

Tres protagonistas: los niños, que representan el presente y el futuro del país; el papa Francisco, quien con su mensaje evangelizador deja grandes enseñanzas en su paso por Colombia, y el Programa de Alimentación Escolar (PAE), que acaba de colapsar en Ibagué y deja a miles de niños sin su única comida diaria, en la mayoría de los casos. Comencemos de atrás hacia delante.

Es increíble que el flamante operador del PAE, ABC Pasant, importado de la Costa Atlántica por $3.900 millones en una operación “transparente” -según indicó en su momento la Secretaría de Educación de la ciudad-, haya enviado una carta al Director de Cobertura Educativa en que indicaba que no iba más y que por tanto hasta el 22 de agosto suministraría alimentos a los niños de la ciudad.

Pero es que antes de la carta en mención ya la situación era bien complicada. Alimentos entregados en estado de descomposición, incumplimiento en la entrega de los mismos, denuncias por maltrato laboral a las manipuladoras, tribunales de arbitramento con obligaciones que se pasaron por la faja. En fin, temas muy complejos en un programa que es trascendental para garantizar que nuestros niños puedan acceder a un alimento diario, bien sea que se trate de un almuerzo para los que estudian en jornada única, o un complemento para el resto de estudiantes.

Sería conveniente revisar las razones por las que el PAE ha venido sufriendo duros golpes en Ibagué. Hoy en día, por cuenta del catastrófico colapso del programa, ningún menor está recibiendo alimentos. Pero es que la historia reciente da cuenta de que en 2015 más de 40.000 niños recibían un alimento, en 2016 esta cifra se redujo a la mitad en gran parte del año y en 2017 a cerca de 12.000 menores.

Así las cosas, ¿de qué sirven tantos mensajes en las redes sociales replicando las palabras del Papa en lo que tiene que ver con los niños y los jóvenes, resaltando la importancia de valorarlos, amarlos y ayudarlos si ni siquiera se están respetando sus derechos fundamentales?.

Su Santidad fue enfático al hablar a los jóvenes: “Atrévanse a soñar, vuelen alto y sueñen en grande”. Y por supuesto que nuestros jóvenes tienen sueños y los mismos no tienen por qué limitarse por situaciones como las que se desencadenan de una mala alimentación. Seguramente en los próximos días se contratará una nueva empresa para que el PAE se reactive. Pero más allá de reactivarse, es necesario que la administración se comprometa realmente con los niños y cambie la situación que se vive en las instituciones educativas por cuenta de la pésima cobertura.

Y es que una cifra es la que corresponde a la población estudiantil, otra la que se señala en el Simat y otra la que termina recibiendo las raciones de alimentos.

Las raciones, según los nutricionistas, deben ser para un solo niño, pero que según el presupuesto oficial terminan compartiéndolas dos, tres y hasta cuatro. Una realidad que debe y se puede cambiar, sobre todo teniendo en cuenta que Ibagué es una Entidad Territorial Certificada o ETC.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Septiembre 13, 2017

    Lupe Madero

    De acuerdo con todo, no solo se trata de darles el alimento, hay que dárselos en óptimas condiciones, asegurarse que alimente y no solamente llene. Hay que pensar en el futuro del país entero y ese futuro está en los niños. Sin embargo, debo decir que me parece que el tema del papa poco tiene que ver con esta columna.

%d bloggers like this: