Ricardo Ferro

Por una Ibagué libre de violencia hacia las mujeres

El boletín “Ibagué y la violencia contra la mujer” es un trabajo serio y juicioso pero a la vez preocupante, elaborado en coordinación con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Sostiene, por ejemplo, que de cada nueve casos de violencia intrafamiliar en la capital del Tolima, siete son contra mujeres. La muestra fue recogida entre 2010 y 2014.

En el mismo sentido, son alarmantes para las ibaguereñas e ibaguereños las cifras de presuntos delitos sexuales contra las mujeres.

De acuerdo con datos del Instituto de Medicina Legal recogidos en el mencionado informe, en 2013 se practicaron 178 exámenes médico-legales por aparente agresión sexual. En 2014, el dato fue aun más preocupante, ya que se realizaron 204 de esos exámenes.

Es decir, el crecimiento porcentual fue más que preocupante, máxime cuando los expertos han dicho que la mayoría de agresiones contra mujeres –así como las de niños y niñas– se quedan de puertas para adentro porque a las mismas mujeres les da temor denunciar por vergüenza al qué dirán, o por no poner en aprietos judiciales a quien normalmente es su esposo o su compañero sentimental.

Una sociedad que permite y legitima el maltrato está perdida. El reto es encontrar la manera de educarnos y aprender que la violencia y el maltrato en cualquiera de sus manifestaciones: física, psicológica, económica, sexual es intolerable, es inadmisible y no tiene justificación.

Desde la primera infancia, debemos educar a niños y niñas para la equidad, para que puedan crecer, relacionarse, amar y vivir sin ejercer perjudicialmente el poder y la fuerza sobre otras personas, específicamente sobre las mujeres.

¿Qué hacer entonces? Miles de opciones se pueden hacer desde lo privado y desde lo público. Para empezar, es imperativo crear ya la secretaría de la mujer.

Para antier es tarde, eso sí, su creación no puede ser el resultado del oportunismo politiquero o electoral.

La eventual secretaría de la mujer tiene que ser una entidad con todas las de la ley. Con presupuesto, con autonomía y con los mejores profesionales. No puede ser una institución huérfana respecto del poder. Y, en mi concepto, debería ser conducida por una mujer.

Qué bueno una ciudad, un país y un mundo con mujeres valoradas, respetadas y en igualdad de condiciones y oportunidades. El día que consigamos eso, podremos decir que vivimos en una gran ciudad –Ibagué–, en un gran país y en un gran mundo.

********

La despedida de Bolt: con 31 años, ocho oros olímpicos y once títulos mundiales, además de los récords en 100 y 200 metros, esta semana se retiró el corredor más veloz de todos los tiempos, Usain Bolt. Como dato curioso, después de ‘pulverizar’ una y otra vez a todos sus rivales, en su última carrera como profesional fue vencido por Justin Gatlin. El hecho de haber cruzado la meta en tercer lugar, no fue óbice para que con la humildad y alegría de siempre, Bolt saludara a todos los asistentes al Estadio Olímpico de Londres, en un ritual que lo hizo tan famoso como su velocidad.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Agosto 10, 2017

    Isabel Romero

    Me parece importante impulsar la iniciativa de la secretaría de la mujer, es deber nuestro como comunidad apoyar todo este tipo de gestiones para así reducir al máximo los caos de maltrato hacia la mujer.

%d bloggers like this: